La Subrogación en los Seguros

Por: Gustavo Cerdeña Rodríguez
Director General – EViS Escuela Virtual de Riesgos y Seguros

 

SUBROGAR, significa SUSTITUIR.
Si una persona es víctima de un daño causado por otra y tiene un
seguro que lo protege contra tal daño, podría reclamar a la persona
responsable el valor del daño causado y a la compañía de seguros su
indemnización de acuerdo con las condiciones de su Póliza. Tendría
así aparentemente una doble indemnización a causa de la misma
pérdida. Esto, por lo menos, parece así a primera vista, sin embargo,
si profundizamos un poco más, nos encontramos que si paga el
tercero responsable, el seguro podría alegar que no hubo pérdida (por
que fue recuperada).Si paga la compañía de seguros, el tercero podría
alegar que no hubo daño (porque indemnizó el asegurador).
Si el asegurador insistiera que la víctima reclamara primero al
responsable, el seguro se convertiría en un tipo de fianza, que es
contrario a la idea del seguro. Si el reclamo se hiciera únicamente
contra la compañía de seguros, y nadie reclamase nada al
responsable, el seguro resultaría dañino para la sociedad, porque
terceros no tendrían que responder por sus hechos ilícitos.
SUBROGACION puede ser considerada, en general, como la facultad
que tiene una persona para sustituir a otra utilizando los derechos y
recursos de ésta contra un tercero.
El principio de indemnización impide al asegurado obtener de su
asegurador una suma superior a la pérdida económica real que ha
sufrido. Por tanto, si al ocurrir la pérdida el asegurado tiene otros
recursos o derecho (que pueda, provenirle por contrato, por sentencia
o por la ley), pueda reclamar de ambas partes, pero no obtener más
que una indemnización. Si su asegurador la indemniza, éste adquiere
o se subroga en tales derechos y recursos; es decir, ocupa el lugar del
asegurado y está capacitada para valerse de ello, pero sólo hasta la
cantidad que pagó al asegurado.
La subrogación es consecuencia del principio de indemnización y el
derecho de subrogación, por tanto, sólo se aplica a las pólizas que
constituyen contratos de indemnización. Así, no se aplica a las pólizas

de Accidentes Individuales o de Vida; por ejemplo, si la muerte de un
asegurado fuese causada por negligencia de un tercero, sus
herederos podrían cobrar los daños y perjuicios de quien los ocasionó,
además del capital asegurado de la póliza a cargo del asegurador.
Cuando el asegurador paga por una pérdida total, tiene derecho a
tomar posesión de los intereses del asegurado en lo que pueda
quedar de aquello por lo que pagó y se subroga en todos los derechos
y recursos del asegurado a partir del momento de la pérdida.
Cuando el asegurador paga por la pérdida parcial no adquiere ningún
derecho sobre el objeto asegurado, o lo que quede de él, pero se
subroga en todos los derechos y recursos del asegurado desde el
momento de la pérdida, en la medida en que el asegurado haya sido
indemnizado.

 

invitacion en blog

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *